Hoy he visto en el blog de ciudadano M una entrada de Julio Acebedo de esas simples pero que te hacen parar a reflexionar, este es el fragmento que más me ha tocado: No es que quiera molestarle cuando le dirijo la palabra en un parque, es que, a veces, la soledad pesa demasiado y