Resulta tremendamente fácil decir te quiero. Sobre todo si eres una persona acostumbrada a mentir en tu día a día (no, yo no lo soy). Por eso y por otros motivos, cuando se trata de sentimientos, las palabras no valen tanto como los hechos, como las acciones, no es lo mismo decir te quiero que