No hay heridas más profundas que las que no se pueden ver, ni más difíciles de curar que las que no se pueden tocar. Tanto unas como las otras, nos las hacemos nosotros mismos, la mayoría de las veces sabiendo de antemano que nos las haremos. Pero en ese momento, cuando corremos el riesgo, pensamos