Puede que a veces parezca que me he rendido, que ya no soy el inconformista aquel que decía siempre lo que pensaba, que no se callaba nada aún sabiendo que eso me haría diferente y por ello discriminado por los mediocres… Puede que ya no denuncie tan a menudo a los hijos de puta que