Categorías
Dura realidad

No me fio de ti, pero tú fiate de mi

No sé si es que me persiguen los jetas y caraduras de esta ciudad, o es que yo no me entero de los casos con los que se topan otros…

El tema es que tengo dos ejemplos de gentucilla que vive en esta ciudad, la Zaragoza de la Expo, y que tiene su particular forma de hacer negocio:

  1. Un empresario. Me ofrece 12.000€ brutos por un puesto de «técnico informático» (sólo la denominación del puesto ya me da miedo, por lo ambigua que es) y me dice que además me pagaría fuera de nómina unos 200€, el puesto exige hacer un par de viajes a la semana a distintos clientes de la empresa ubicados en distintas ciudades españolas. Y como colofón me dice que tendría que estar primero 2 días de prueba sin contrato porque claro… «todos decimos que sabemos algo y luego no lo sabemos»… :flipo:
  2. Un particular. Me ofrece una plaza de garaje, y el día que me la enseña me dice que no haríamos contrato, que si a mí me parece bien a él le basta con que le haga la transferencia todos los meses, y así se ahorra lo de hacienda… Yo acepto el no hacer contrato (la plaza donde actualmente dejo el coche así la tengo), y le digo que un par de días le respondo si me quedo la plaza. Cuando le llamo y le digo que me la quedo, resulta que ahora quiere hacer un contrato «entre nosotros» sin registrarlo en ningún sitio, y que además le pague un mes de fianza (que por supuesto tampoco va a depositar en ningún sitio más que en su bolsillo)… 😮


Osea… que el amigo empresario no se fia de los conocimientos que tengan sus candidatos al puesto de trabajo con sueldo precario y parte sin declarar (y por lo tanto puede negarse a pagarla cuando quiera), no le basta con el período de prueba legal que tienen los contratos, así que quiere tenerlos ilegalmente durante 2 días.

¿Y con semejante perfil yo sí me tengo que fiar de que me pagará lo que dice y de que su prueba ilegal durará dos días?

Y el propietario de la plaza de garaje, no se fia de que le pague, siendo lo más absurdo del mundo porque soy yo el que deja en su manos un bien material (mi coche) que se puede robar o deteriorar, sino que además me tengo que fiar yo de que él me vaya a devolver la fianza de un contrato que no se va a registrar ni depositar en ningún organismo oficial, sino en su bolsillo. Dejando a su buena fé el que un día me la devuelva.

Por supuesto, a ambos les di mi más «cordial» NO GRACIAS. La pena es que siempre habrá gente (necesitada o aborregada) que acepte las exigencias de estos jetas, y por lo tanto seguirán en su línea.

Como diría Astérix… ¡estos romanos están locos! 😡

4 respuestas a «No me fio de ti, pero tú fiate de mi»

Lo del trabajo es asi en muchos sitios,mi hermano estuvo 5años trabajando en una empresa ke le tenia asegurado solo por media jornada aunke trabajaba el dia completo,la mitad del sueldo lo cobraba en «negro»,ademas su ex-jefe recibia una ayuda del gobierno por contratarlo (la cual se embolsaba el muy cerdo),aguanto porke tenia ke pagar el coche pero,en cuanto pudo,se fue.Como veras,esa «gentucilla» la hay por todos lados.Besitos desde Asturias.

12000€ brutos + dinero en negro + viajes por España, vaya chollo de empleo, me recuerda cuando empezaba a trabajar en esto de la informática hace ya unos cuantos años, no sabía que todavía quedaban empresas así…

Los comentarios están cerrados.