Categorías
Dura realidad

¿FIN DE LA GUERRA?

Todo apunta, a que la guerra en mi trabajo ha llegado a su fin, y aunque dicen que en las guerras no hay vencedores ni vencidos… en esta en particular me considero VENCEDOR! 😎

¿Por qué?, pues por muchos motivos, entre los que destaco que he conseguido todas mis reivindicaciones, y que además lo he conseguido «sólo ante el peligro».

Si te has perdido la descripción de las batallas anteriores, quizás deberías leer, para entender lo que digo aquí, la primera parte de esta historia: su pequeño coto privado y la segunda parte: otra batalla ganada.

Así que llegado a este punto llego después de recibir confirmación del último punto que me quedaba pendiente de resolver, las 12h de trabajo que la empresa me reclamaba. Y por supuesto… he conseguido mi objetivo!! 😀 la empresa ha echado marcha atrás la exigencia de mi jefa, y NO tendré que devolver esas 12h ni me serán descontadas de mis vacaciones… soy bueno eh?? 🙄

La versión telegrama (bueno, o todo lo resumida que yo puedo hacerla :P) de esta historia sería…

Telegrama parte 1:

– Jefa quiere que pierda un día de mis vacaciones para cubrir las que ha aprobado a otro posteriormente, y encima me lo dice a 2 días de empezar las mías.

– Yo me niego, me dice que es lo que hay, me quejo al superior, me da la razón.

Telegrama parte 2:

– Jefa se rebota y a la vuelta de vacaciones toma represalias: 1. Me reclama 12h que no trabajé por un acuerdo verbal, 2. Hace cambios arbitrarios en los turnos aprovechando la marcha de un compañero y a mí esto me perjudica.

– Me quejo a ella y me dice que es lo que hay, me quejo de nuevo al superior. Ella se rebota más conmigo, el superior lo está estudiando…

Telegrama parte 3:

– Aunque el superior parece un tio bastante más curtido en «responsabilidades», no hay que olvidar que la jefa es de los suyos… así que solapo la reclamación a la empresa con una denuncia en la inspección de trabajo.

– Sin yo saberlo, llega a la central y a mi oficina una citación del inspector (esta última iba para mí y no me han dicho ni mu de ella ni lo harán), «magicamente» ese mismo día me dice el superior que vuelvo a tener mis horarios con efectos inmediatos y que las 12h seguramente no las tendré que hacer.

Telegrama final:

– Afortunadamente el inspector me llama porque la empresa le dice que no puede acudir y que todo está solucionado. Quedamos y le cuento que queda pendiente el tema de las 12h (que no puse en la denuncia porque teoricamente no tenía opciones de ganarlas) y explico de que va… lo incluye en la denuncia y me dice que le pedirá a la empresa respuesta a esto también jiji 😀

– De nuevo mágicamente, ese mismo día me reponde el superior a un email que le había enviado preguntándole qué pasaba con las 12h… y me dice que no las tengo que hacer y que queda anulada la reclamación… 😎

Daños colaterales:

La jefa ha estado entorno a una semana aproximadamente sin hablarme o evitando hacerlo si no era necesario por trabajo, hoy por hoy ya me habla y hasta me mira a la cara… 😆

Esto la verdad es que casi ha sido más una ventaja que un daño, porque debido a eso he estado hasta más relajado… jajaja 😛 pero bueno, tampoco contribuiría mucho al ambiente que se hubiera alargado en el tiempo.

¿Y mis compañeros?, ¿qué dicen?… pues NADA, ni bueno ni malo, al menos en mi presencia. Y también han pasado por alto que gracias a mis quejas han recuperado TODOS los horarios que teníamos, que son bastante mejores que los que querían poner… de nada de nada… <– respuesta imaginaria a un agradecimiento imaginario de mis «compañeros».

Y en fin… espero que este relato sirva de motivación para quién se pueda ver en situaciones similares, para que la gente se mueva un poquito y no acepte CUALQUIER cosa que se le imponga en el trabajo hombre, que es una vergüerza que un tio de 26 años (uno de mis compañeros) te diga que es que si te quejas hay gente en la calle esperando entrar… que pasada colega 😡 por un sueldo de lo más normalito y turnos de trabajo que incluyen fines de semana y festivos… y luego se queja el tio de la expeculación de la vivienda… bueno, se queja, se lamenta más bien, porque hacer no hace nada por contribuir a cambiar la situación.

A destacar la sorpresa que me he llevado con la rapidez del inspector de trabajo, que tardó menos de una semana en enviar las citación a la empresa para que se explicara, y que se ha tomado mucho interés en el tema. Me habían comentado que los inspectores se lo toman con mucha calma y demás… pero este, lo cierto es que ha sido rápido, efectivo, y atento 🙂

Bueno y después de todo esto, por qué el título está con interrogantes?? bueno pues porque me huelo que algo se está tramando a mis espaldas… ya que ultimamente la jefa suele salir de la sala donde estamos todos (no tiene despacho, ni falta que le hace vamos…), cuando la llama el superior… cosa que antes no hacía nunca y que seguramente no hará cuando yo no estoy presente. ¿Simple precaución para evitar que el «revolucionario» se entere de algo interesante, o están hurdiendo la revancha?… pronto lo sabré.

2 respuestas a «¿FIN DE LA GUERRA?»

Faltan cojones, colega. Lo de los «compañeros» suele ser así. Tendrían que hacerte la ola, con estas reivindicaciones les haces un favor y todavía te mirarán como si fueras «el incómodo».

Los comentarios están cerrados.