Categorías
Dura realidad

Culpable de poco, responsable de todo

Señal de ceda el paso
Señal de ceda el paso

Según parece, en este país se puede conducir un ciclomotor de la siguiente manera:

  • Bebido
  • Con un litro de cerveza en la mano
  • Con el casco en el brazo en lugar de en la cabeza
  • A velocidad muy por encima de la permitida

Y puedes ir tranquilo allá por donde vayas, porque si llegas a una intersección y te estampas contra la esquina superior del coche que asoma en el ceda el paso (que no stop), cuyo conductor:

  • NO ha bebido NADA
  • Lleva las dos manos en el volante
  • Va a la velocidad reducida conveniente para realizar el ceda el paso (que no stop)
  • Ha avanzado lo justo y necesario para poder ver en una calle donde los coches aparcados no dejan ver si no se avanza ese pequeño trozo


La culpa no será tuya, no importará que seas un descerebrado que no debería jamás conducir ningún vehículo, no importa que seas un futuro conductor de automóvil que el día menos pensado vaya en las mismas condiciones pero con una máquina mucho más potente entre las manos y te puedas llevar por delante a alguien que a pesar de cumplir las normas se encuentre en el sitio menos indicado, es decir, cerca de ti.

No te pasará nada, la unidad de atestados no se devanará los sesos en averiguar quién tiene la culpa con tan «pocas» pistas, porque lo único que importa es que el otro venía desde una calle con señal de ceda el paso y con eso hay menos trabajo que hacer. Que al fin y al cabo es la meta del ser humano común.

Culpable de poco, responsable de todo. Ese papel me ha dado el estado en esta historia.

1 respuesta a «Culpable de poco, responsable de todo»

Los comentarios están cerrados.