Categorías
Es lo que tiene

Si no quieres trabajar «pa qué te metes»

Esta mañana entraba en un bar para intentar desayunar, intentar porque en esta ciudad a las 8.30h estaban los bares con las barras vacías todavía o a medio abrir…

El caso es que entramos en uno donde al menos vemos bollería y mi guapísima acompañante 🙂 pregunta a la mujer de detrás de la barra «buenos días, ¿haces cruasanes a la plancha?«, momento en el que la camarera poniendo una tremenda cara de asco (parecida a la foto que podéis ver junto a estas letras) y después de 15 segundos de pensarse la respuesta… espeta con tono desagradable «si no me entra mucha gente sí…».

A todo esto, decir que salvo una persona tomando un café y nosotros, el bar estaba completamente vacío…

A mi acompañante no le ha importado mucho (aunque espero que sea más bien por ir todavía medio dormida), pero a mí me ha repateado los hígados la actitud de la señora en cuestión. Así que nos hemos marchado a otro sitio.

Desde luego si apenas abierto el bar ya tiene tan pocas ganas de currar y trata a los clientes con semejante cara de asco… pues para eso quédese en la cama señora, y deje la atención del bar a otra persona.

O hace los cruasanes o no los hace, pero ahórreme su cara de asco y su desgana, que mi dinero vale igual que el del resto de clientes. Y si no me lo pone usted, en otro bar me lo pondrán (como así ha sido), que si algo nos sobra en España son bares.

Autora de la foto

3 respuestas a «Si no quieres trabajar «pa qué te metes»»

que mal con esta sra!!!!!!!!!!
habiendo tata gente que tienes pilas rapa trabajar!!
para la proxima mejor le regalamos una de esas mascaritas q siempre estan sonriendo =)

Qué fuerte, menos mal que os habéis ido a otro bar. A mi también me da mucha rabia cuando alguien que está trabajando lo hace como si te hiciera un favor.
un saludo

Aquí creo que se demuestra bien clarito la diferencia entre un camarero y un transportista, con todo elrespeto del mundo para los que nos llevan el género de acá para allá, igual que un cocinero y un ranchero.
Estos ….. mira que me esfuerzo, pero no me llega nada al coco, son los que se están cargando toda la fama de mi querido y amado oficio, que hago con todo el corazón y amor del mundo, aunque lleve ya más horas que un reloj y ya más de dos vec es no pueda con mis pobres y doloridas patillas, y aunque tb m toque aguantar piltrafillas q no saben salir de su casa y que se creen con el derecho, que no se d donde se sacan, de pasarse con cualquiera solo pq pagan.

Los comentarios están cerrados.